La marca personal como camino hacia el empleo

lo que ve un desempleado antes de trabajar su marca personal

Esto es lo que ve ahora un desempleado. Creerás que esto de la marca personal es un chiste, otro cuento más para venderte algo. Después de todos los “profetas”, por llamarlos de alguna manera, que hay por ahí, como para no pensarlo. No te preocupes, es lógico verlo así.

Te encuentras delante de un túnel sombrío y viendo que lo que hay detrás es igual o tal vez incluso peor. Llevas una mochila y está cargada de negatividad. Pesa ya tanto, que te sumerge cada vez más en el fango y ya casi te llega el agua hasta el cuello. Piensas que estás a punto de ahogarte e incluso sientes que te ahogas; pero te recompones y vuelves a la superficie como puedes.

Por desgracia este es el día a día de muchos españoles en este momento.

¡Me han llamado para hacer una entrevista!

Si es la primera entrevista que haces seguro que casi te subirás al techo de un salto. Pero conforme pasa el tiempo y haces otra, otra y otra… botarás menos que un saco de patatas.

Vamos a pensar que es tu primera entrevista de trabajo, todos tus familiares y amigos te dan ánimo. Por fin sale el sol, el cielo es azul, los pájaros cantan y tu cara resplandece de felicidad.
Pero espera, ¿dónde has dejado la mochila de la que hablábamos antes? Ajá. ya no te acordabas de ella. Lo que te hacia ahogarte durante tanto tiempo ha desaparecido de un plumazo.

¿Por qué? Porque la esperanza (esa que menos mal que nunca se pierde) la ha cogido disimuladamente y la ha dejado a un lado de momento. Pero pensarás: ¿y la negatividad sigue estando dentro de la mochila? No te preocupes, toda la mierda sigue ahí dentro, por desgracia las personas no olvidamos fácilmente.

El día de la entrevista

Lo más normal es que no pegues ojo pensando en el día siguiente, o te duermas una hora antes de que suene el despertador. Si eres mujer intuyo que habrás pasado la noche en vela pensando si lo que has elegido para ponerte será adecuado. Si eres hombre y tienes novia o mujer no te preocupes, ella lo hará por ti (un beso Mª José).
Suena el despertador, te levantas de un bote y te tiemblan hasta los pelos de la nariz. Estás más nervioso que un chimpancé en celo, pero no pasa nada, aún así te tomas un café; no vaya a ser que te duermas.

Te vistes y te miras cien veces al espejo. Si hay alguien por casa te desea suerte por enésima vez y por fin sales de casa: es tu gran día.
Llegas a la empresa, media hora antes, y después de asegurarte mil veces que es la calle y el sitio correcto llamas, te abren y entras:

– Soy Fulanito. -medio tartamudeas y piensas que la estás cagando antes de empezar-. Venía para la entrevista de trabajo.
– Espere en esa sala de ahí. -te dice la secretaria, harta de repetir lo mismo.
– Gracias.

Primera decepción: entras en la sala y no eres el único. Pues claro, ¿pensabas que otros no quieren lo mismo que tu?
Luego ves al resto de gente y lo primero que te viene a la cabeza es el tiempo que has perdido pensando que ponerte, ya que en la mayoría de los casos cada uno va a su “estilo”.

Los minutos se hacen eternos y empiezas a repasar en tu cabeza lo que vas a decir hasta que:

– Fulanito, pase.

La odisea después de una entrevista

Voy a obviar lo que ha pasado en la entrevista, vamos a pensar que te has visto muy bien y el entrevistador ha sido muy amable (que generoso soy).

Sólo diré que si es la primera vez que haces una entrevista seguro que te has tragado el “Ya te llamaremos” sin masticar y tu ego está más subido que el chimpancé al árbol cuando ve al león.

Que feliz estoy, ¡Me van a llamar!

Doña Esperanza es la que te hace mirar cada minuto el móvil el siguiente día de la entrevista. La misma que a la semana siguiente te dice que estarán ocupados.
A la tercera semana empiezas a pasar de ella y te pones un tirante de esa preciosa mochila que tanto tiempo te ha acompañado.
Al mes (algunos antes), envías a doña Esperanza y a doña Empresa a freír espárragos.

¿Y ahora qué?

Ahora te falta mochila para tanta negatividad. Todo lo que se había esfumado de un plumazo vuelve, pero a lo grande. Y hasta el fango se convierte en mierda. “Ellos se lo pierden”, “Que asco da España”, “La culpa es de los bancos”… Si bien el tema de la culpa no lo hablaré en esta entrada, creo la culpa es de la ambición humana, que también forma parte de nuestra naturaleza.

Es lógico que intentes echarle la culpa a alguien o a algo, todos lo hacemos. Pero dime una cosa, aparte de desahogarte, ¿qué consigues con eso? Ya no estás hasta el cuello de agua, directamente estás de camino al abismo, todo es negro. ¿Merece la pena?

Desmotivación, miedo, ansiedad… se van apoderando de ti. Y si estás en la mierda, lógicamente y hablando claramente: te sientes una mierda.

Conclusión

No me gusta andarme con florituras y lo que he contado desgraciadamente es la realidad de mucha gente. A nadie le gusta oír esto, a mi incluido, pero creo que era necesario ponerse en situación antes de entrar en materia, pues creo que la mayoría se sentirán identificados.

Quiero que se tome esta entrada a modo de reflexión, de sacar los pros y los contras del negativismo generado a raíz de la situación en la que os encontráis y de ver si realmente estáis dispuestos a transformar esa negatividad.

En ningún momento os voy a prometer que tendréis empleo trabajando vuestra marca personal (ojalá pudiera hacerlo) pero sí que voy a intentar que al menos os sintáis más comprendidos y motivados. Y también hacer más llevadera esta maldita crisis que nos ha tocado vivir y que espero que en un futuro sea simplemente parte de un libro de historia.

¿Estáis dispuestos a transformar esa negatividad? Si es así nos vemos aquí continuando nuestras andanzas con la marca personal y mandando (solo a la mochila) al abismo del que nunca debió salir; y a freír espárragos también de paso.

4 Comentarios en “La marca personal como camino hacia el empleo

  1. Buenas Enrique, despues de un tiempo hablando contigo creo que podria aportar algo sobre esto….

    Entiendo y comparto muchas de las cosas de las que hablas y por supuesto no considero que buscar trabajo sea lo mas facil del mundo, todo lo contrario.Ademas me parece una buena solucion esta que has tomado, ya que lo que no hay que hacer es esperar a que te llamen al telefono.

    Hay muchisima gente con ganas de trabajar y de poder optar a un trabajo cerca de su casa, pero creo que es un error cerrarse las puertas de otras ciudades, a dia de hoy es dificil pensar que vas a trabajar cerca de donde has vivido siempre, en tu mismo barrio, cerca de tu familia, etc…. Yo soy el primer afectado a dia de hoy. Pero tambien considero que negarse a lo evidente solo hace que te sumerjas mas profundamente en ese estado de negatividad, pues a veces lo que buscamos no esta cerca nuestro y otras muchas aunque lo este, se lo dan a otras personas que quizas no sean ni mejores ni peores que los demas, pero asi estan las cosas hoy en dia.

    Bueno no me queria enrollar tanto, simplemente me gustaria compartir una cosa, y es que no siempre las cosas vienen esperando y mandando y mandando mas y mas emails. A mi me paso durante casi 2 años y decidi optar por otras opciones, de las que ya se ha perdido la costumbre, por ejemplo, presentarse directamente en los sitios a los que mandamos emails. Durante mi proceso de buscar trabajo a pie de calle, me pasaron y me contaron bastantes cosas, una que creo que es muy importante es el hecho de que a muchas de las personas que les llegan nuestros CVS, no les pagan exclusivamente para leerlos, quizas reciban 1000 cvs diarios y por supuesto es casi imposible gestionar esto de una manera eficiente, si ademas tienen que atender a su trabajo. Asi que despues de esto mi consejo aparte de mirar muchas ofertas de trabajo, y por supuesto seguir insistiendo con los emails, es ir al sitio donde nos gustaria trabajar, quizas nos manden a tomar viento, pero no siempre es asi, y yo mismo lo he sufrido, muchos de los sitios a los que fui se sorprendieron al ver que queria hablar con ellos y presentarme, para que al menos te puedan conocer en persona y poder hablar directamente con un trabajador de esa empresa en la q te gustaria trabajar. Tenemos que agotar todos los recursos disponibles a nuestro alcance, nunca dejar de movernos aunque muchas de esas veces te vuelvan a tirar al suelo cuando creias que ya lo tenias todo bien atado.

    Siento la parrafada y espero que esto sirva para ayudar.

    Un saludo y mucha suerte

    1. Hola Jorge,
      Parte de lo que comentas lo desarrollaré en otras entradas de esta misma categoría. Por otra parte, no comparto la idea de que haya que salir si o si para poder encontrar trabajo; y menos después de mis conocimientos de Marketing. Obviamente, siempre y cuando hayan empresas cerca de tu localidad que desarrollen tu misma actividad; que haya mas o menos suerte es otro asunto.
      De todas formas ese es un tema personal de cada uno, y nadie mejor que uno mismo sabe lo que es mejor para él. Ya que si se presenta, y fructifica, la oportunidad de trabajar en una gran empresa es demasiado tentador como para decir que no.

      1. Buenas enrique, perdon si ha sonado a algo dirigido hacia ti, pero en ningún momento me estaba refiriendo a q te vayas fuera y alomejor te sale algo, me refería más bien q toda la demás gente q esta buscando trabajo y que al igual que tu y que yo tienen mucha cualificación y más q de sobra para poder optar a un trabajo aqui. Pero quizás no sea ahora el momento de poder decidir donde y cuando voy a trabajar, creo q aunque nos jodas y nos cueste, aveces tenemos que buscar otras alternativas antes de plantearnos que no hay trabajo para nostros. De todos modos sigo insistiendo en que no debemos esperar a que nos llamen a la puerta de casa, antes no se hacía así y creo que es una mala costumbre, considero que aunque muchas veces o en algunos sectores sea imposible o muy difícil poder tener una charla o entrevista en persona y presentándose en el lugar, considero que aún así nunca está de más probar y ver como reacción las diferentes empresas, seguro que algo positivo si que sacas.

        Saludos y suerte

        PD: considero que esto que estas haciendo es muy positivo pero se pueden barajar más opciones y que nunca debemos de quedarnos con el y si hubiera….. Por probar no se pierde nada.

        1. No me lo he tomado en ningún momento como que iba dirigido a mí. Y no discuto lo que dices, de hecho en la entrada pertinente hablaré de algo similar a lo que cuentas. Como he dicho antes, este es solo el primer artículo de esta categoría y voy a intentar enlazarlos todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *