¿Por qué tienes miedo a soñar?

por-que-tienes-miedo-sonar

En la mayoría de artículos y conferencias se nos dice que soñemos. Y que ya que lo hacemos, que lo hagamos en grande. ¿Qué pasa después? Que la gente se lo pasa por el forro.

Veo miedo. La mayoría de personas tienen miedo a soñar. ¿Por qué? Sé que el desarrollo de la imaginación y de la creatividad se nos ha cortado de raíz desde que éramos niños: todos debíamos seguir el mismo patrón. ¿Pero que pasa con el miedo a soñar? Pregúntale a ese niño que todavía sigue dentro de ti que es lo que siempre quiso hacer, verás como aún sabe lo que quiere.

¿Todos soñamos?

Por supuesto, pero no todos soñamos igual. La mayoría de personas sueña lo que sabe que puede conseguir a medio plazo, lo que en ese momento está dentro de su campo de visión. Y si logra alcanzarlo se queda ahí, estancado. Luego le preguntas: “¿te gusta lo que estás haciendo?” Y la respuesta no suele ser un sí rotundo.

¿Por qué? Porque ahora esa persona sueña desde otra perspectiva. Lo que en su momento veía difícil ahora forma parte de su zona de confort y ve las cosas de otra forma (y con más claridad). Y desde esa nueva perspectiva puede llegar a ver cosas que antes nunca alcanzaría a ver, y lo más importante: sabe que puede llegar a alcanzarlas. Los sueños pueden cambiar y de hecho si cambian (para mejor) es que las cosas se están haciendo bien.

El fracaso y los sueños

Parecen dos términos que suelen estar ligados en nuestra sociedad (junto con el miedo). Ya que muchas veces el sueño te lleva a un rotundo fracaso. Y si fracasamos, ya nos sentimos la mayor mierda del mundo mundial. Y ahí entra a formar parte el señor miedo. El qué te dice que si has intentado algo y no lo has conseguido, como lo intentes de nuevo, te vas a llevar una leche aún más grande y hermosa.
¿La solución? Sigue soñando, el que no te la quieras jugar intentando un nuevo sueño no te excluye de que la vida te vaya a pegar una leche en cualquier momento y de algo que no tenga nada que ver. Por tanto, si las leches nos van a esperar igual, mejor invirtamos y gestionemos una leche que pueda darnos buenos frutos.

Si algo se quiere, hay que ir a por ello, todos fracasamos alguna vez. Pienso que el mejor aliado del éxito es el fracaso, ya que contra más fracasas, más has aprendido y más ganas tienes de triunfar (si has aprendido de los fracasos, claro).

¿Por qué no soñamos en grande directamente?

Por una parte porque parece que está mal visto. Pregúntale a cualquiera y verás que hermosa mirada de lástima te dedica. ¿Por qué? Está claro que no vivimos en un mundo de luz y color. Que el día a día de algunas personas, y más ahora con la crisis, es muy duro. Pero si son sueños que pueden cumplirse de un modo u otro, ¿por qué no intentarlo?

Usa la cabeza y ve a por ello. No estamos hablando de ir a la luna, ni de que los pinos den manzanas, estamos hablando de ti. ¿Qué te gustaría hacer?

Conclusión

Tu gestionas tu vida, tu gestionas tus sueños y el tiempo va en tu contra. Pese a que nunca sea tarde, y que las cosas surgen cuando deben surgir; sin provocarlas. Únicamente piensa, es un ejercicio que poca gente hace.

Párate a pensar cada día, piensa si eres feliz, piensa que te haría feliz. Que sueño has tenido siempre y nunca has podido cumplir. Puede que sea o no el momento de hacerlo, puede que fracases; pero nunca te quedes con las ganas de intentarlo. Nadie lo va a hacer por ti.

Los sueños suelen ser el camino hacia la felicidad. Piensa, sueña, fracasa o acierta y aprende de ello. Siempre se tan humilde como cuando empezaste y disfruta mientras llegas. Ayuda a la gente que se cruce en tu camino y esté soñando como tu; pese a que no sea el mismo sueño. Estoy seguro que de una forma u otra las personas se ayudan mutuamente, del mismo modo que las palabras no pueden explicar algunos sentimientos y acciones. Y nunca olvides, que pase lo que pase, la cagues o aciertes, vas a aprender algo: Si no le das tu al “play” de tu vida nada va a pasar y si no trabajas tu sueño hasta dejarte el alma en ello lo más seguro es que fracases. Pase lo que pase, y ante todo: se feliz.

Consejo

“¿Un consejo después de la conclusión?” Por supuesto, ¿Por qué no? Pasa de TODA la gente que te diga que no lo puedes hacer. ¿Por qué pongo toda en mayúscula y en negrita? Porque los que algún día te dijeron que si, cuando empiezas a dar tus primeros pasos igual te dicen que no; y ese es un golpe directo al corazón y a tu autoestima. “¿Y por qué hacen eso?” Pregúntale a ellos, creo que la envidia tiene gran parte de culpa. Y si es de tu mismo sector, el miedo a que te conviertas en una amenaza.

Crea tus pilares de apoyo, rodéate de tu familia y de tus amigos. De esa gente que sabes que nunca te va a fallar, que se preocupa por ti sin pedírselo; aunque sea de forma virtual. “¿Cómo puedo identificar a la gente que no me fallará?” Mira en tu corazón y observa que sentimientos te transmiten, normalmente el corazón no se suele equivocar.

“Menuda leche se va a meter este pensando así”. Puede que sí y puede que no. Las leches están siempre a la orden del día, yo me la bebo con Nesquik para desayunar (Nestlé, ya os pasaré la factura). Contabilizad todos los comentarios que os hagan de este tipo. Contra más mierda os lancen, más estáis avanzando. Eso si, nunca dejéis que la mierda os coma; utilizadla de escudo (y luego os regaláis una buena ducha).

Os deseo mucha suerte en vuestro nuevo camino.

2 Comentarios en “¿Por qué tienes miedo a soñar?

  1. Ay querido Enrique ! Yo trabajo mucho por mis sueños y sé muy bien que el sueño es la semilla de la ación en mi caso. Excelente publicación la tuya y muy valiosa porque, aunque uno no lo crea, la envidia es una gorda que te puede aplastar si no la reconoces o te gana la partida. Chau!!!!

    1. Un placer leerte por aquí Egle. Creo que la envidia es inevitable, para bien o para mal. Por muy bien que intentes hacer las cosas es imposible agradar a todos; de ahí parte una buena marca personal. Por tanto, y ya que es inevitable, debemos saber convivir con ella pero nunca dejar que nos hunda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *