Sembrar para recoger pero disfrutando de la siembra

disfruta sembrando recoger es lo de menos

Las personas somos impacientes por naturaleza. Normalmente cuando siembras una semilla lleva un tiempo poder recoger el fruto; pero hay gente que lo quiere recoger al día siguiente. A esa gente le digo que tenga paciencia, que podrá recogerlo, pero que no se olvide de regarlo.

En esta entrada no quiero hablar de eso, quiero hablar de lo bonita que es la siembra, de que si realmente puedes llegar a disfrutar sembrando llegará el día en que te olvides de cuál era el fruto que querías recoger, y ese fruto vendrá igualmente cuando sea el momento. Cuando olvides que tienes algo que recoger inconscientemente sabrás que estás disfrutando de lo que haces.

Si te rodeas de gente como tú, con tus mismas inquietudes, te ayudará a regar tu cosecha cada día del mismo modo que tu riegas la suya. Puede que sus frutos estén más maduros que los tuyos y ya esté recogiendo algunos. No sientas envidia o impaciencia, no te frustres, al contrario, siéntete contento y dale la enhorabuena. Porque si sigues ese camino, y cuidas bien tu cosecha, tal vez algún día esa persona o personas que eran tus referentes te den la enhorabuena y algo más importante que eso: su amistad. E incluso siguiendo ese camino tú puedas llegar a convertirte en referente de otras cosechas que acaban de plantar sus primeras semillas.

No fuerces las cosas, se feliz sembrando, tu eres tu propia tierra. Si eres feliz y disfrutas, tus tierras serán fértiles. Y aunque algunos días las cosechas no den buenos frutos, tranquilízate, nada dura eternamente y tarde o temprano estarás donde mereces. Tu eres tu propio limite. Paciencia, valor, fuerza y mucha constancia.

Disfruta sembrando. Recoger es lo de menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *